YAUALA NO. 10

My Baby

ENERO, 2019

En esta época en la que todos nos deseamos felicidad, luz y bienestar My Baby es un extraño parteaguas que de forma bizarra, nivela la balanza… Es una campana, un recordatorio de que en la luz hay obscuridad y el la obscuridad también hay luz…

Alguna vez aprendí un saludo ceremonial en náhuatl que traducido al español significa “Que la dualidad te acompañe”... Como símbolo del equilibrio, éste es mi deseo para este ciclo.

Cuando conocí a Mónica y vi su trabajo (pero también cuando vi sus uñas, su pelo, su estilo) todo lo que ella representa, me voló la cabeza. Tan distinta ella y tan distinto su mundo a lo que estoy acostumbrada… a lo que me es familiar, a lo que estéticamente aprendí que es correcto y que está bien…

El encuentro con ella desplomó mi paradigma. Pude ver en su trabajo y en su poderosa mente, una joya creativa, un tesoro de una profunda conexión plástica y narrativa… Pero sobre todo, sentí su creatividad desbordada en un activo y sano manifiesto.

Mónica es una creadora que pare una y otra vez desde sus más profundas cavernas, haciendo hijos que subliman de forma sensible sus obscuridades, que son en realidad las obscuridades de todos…

La segunda vez que nos vimos, me compartió dos de sus últimos videoclips (geniales!) y la invité a hacer una pieza para Yauala con libertad absoluta… No tenía idea de qué esperar, pero sabía que en particular para mí sería una sorpresa, que generaría impacto. 

Sus imágenes grotescas y sucias, la mezcla de texturas y formatos, las situaciones límite que incomodan al grado de querer voltear la mirada, bañan con maestría las piezas de la directora.

Abrí el teaser de My Baby por primera vez en un café, y me dió pena que la gente me observara… La pieza me retó a verla a ella y a verme a mí… Entonces, irónicamente brotó en mí esa parte oculta y comprimida… esa parte provocada por no abrazar la dualidad, la que sólo desea transitar por el lado brillante de la acera, sin voltear ahí donde huele feo, donde no está chido…

Le mandé a Mónica un correo rápido con mis impresiones: Hablaba del complejo edípico, del incesto, de un hijopareja sexual disfrazado de rosa, de una fantasía sintética... Le hablé de cómo nuestra pareja puede ser nuestro hijo y nuestro bebé, y cómo eso retuerce nuestro contexto y relaciones… 

Entonces me respondió que en realidad para ella el Mounstruo representa las ansiedades que “te chingan todo el tiempo pero que a la ves tenemos una relación tóxica con ellas y las retroalimentamos”. Su intención me pareció limpia y simple. La pieza cobró sentido terrenal y redondo. 

El ser rosa es la representación de esas cosas que nos rondan tóxicamente y que no podemos dejar atrás, para algunos es comer en exceso, para otros son las redes sociales, las compras, la pornografía… En fin, la dulce, suave y tierna ansiedad encarnada…

 

En mi interpretación Edípica yo llevé la situación más lejos, cavé mucho más profundo en la obscuridad de mis demonios… Y me di cuenta de cómo detrás del pudor o de la vergüenza hay cosas podridas, que al ser descubiertas, se ventilan y son liberadas. “Cuán libre y luminosa ha de ser la obscura Mónica G. Carter que sublima de esta manera” me dije…

Con mucha gratitud celebro el encuentro con ella y con su trabajo, que me inspira a reventar esquemas. Y que en este viaje, me ha mostrado cómo es posible ver luz en la obscuridad y obscuridad en la luz.

En estas fechas en las que aparentemente todo debiera ser un deslumbrante Yang adornado con luces parpadeantes, hago una invitación a mirar de cerca a este otro Bebé que hace un Yin perfecto con la época: La tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción se contraponen con con el cielo, la luz, la actividad y la penetración, cultivando el equilibrio… 

Gracias Mónica por este inquietante espejo.

Palabras de la autora

Sobre 'My Baby'

 

¿Cómo empezaste a dirigir, qué o quién(es) te inspiraron a usar el medio audiovisual para crear? 

MGC: Desde chiquita supe que quería hacer algo creativo, y en la escuela las únicas opciones creativas eran pintura, música o actuación. No tenía, y ni tengo la paciencia para pintar y desafortunadamente no saque la voz de mi mama. Así que decidí actuar.

 

 Me aferré a la idea de ser actriz, ese era mi sueño; ser una actriz famosa. Decidí estudiar un curso de actuación en Cambridge, Inglaterra y ahí fue donde me di cuenta que la actuación no era exactamente lo que quería hacer, me gustaba mucho estar en el escenario y manipular a la audiencia, pero era fatal para los acentos, y mi tono al hablar es muy raro ya que nos mudamos mucho toda mi vida; aprendí español en Tijuana con un acento norteño y luego me fui a EU, Francia, Suiza y Essex entonces ya te lo puedes imaginar! Por esto decidí tomar otro camino, pero ya pensándolo retrospectivamente yo creo que más bien utilice esto como una excusa, sabía subconscientemente que esto no era mi destino. 

No me aleje tanto y estudie teatro en Goldsmiths University en Londres. Esto me gustó más ya que era académico y práctico y no estaba luchando contra los egos de otros actores (aunque ahora en mi profesión a veces lo tengo que hacer de nuevo). 

En la licenciatura hice dirección de teatro y performance art, estaba tan   comprometida al performance que hasta me vacié té ingles hirviendo sobre el cuerpo y en otra performance me vestí como un estereotipo mexicano y deje que la gente me manipulara como ellos quisieran, al final del performance me hicieron tomar 42 cervezas corona y rompieron una piñata encima de mí. 

Me fascinó estudiar esto, pero cuando me gradué, salí con tanto conocimiento de diferentes movimientos de arte y medios que me abrumó. No sabía qué quería o podía hacer con esto, pues mi curso no era especializado. Me sentía perdida.

Entonces decidí estudiar algo que siempre me había gustado, baile contemporáneo. Estudie una Maestría en una de las mejores escuelas de baile, ‘The Laban’ en Londres. Pero aquí me pasó lo mismo: me di cuenta que el baile me fascinaba pero que no me llenaba por completo. Pero fue justo aquí que descubrí mi destino, el cine. 

Me metí a un módulo llamado ‘Dance and The Moving Image’. Mi profesor que es un cineasta súper talentoso, me prestó una Handy Cam y me dijo que filmara lo que yo quisiera, me dio la herramienta para expresarme completamente y sin restricciones. Me di cuenta que todo lo que había estudiado: la actuación, dirección de teatro, performance art y el baile los podía unir con el medio del cine/video. Y creo que esto se nota en mi trabajo, me gusta utilizar la cámara para atrapar toda mi creatividad. 

Para afinar este nuevo e increíble descubrimiento hice otra Maestría de Dirección de Cine en Goldsmiths University of London y desde ese momento no he dudado que esto de dirigir cine es lo mío. 

¿Cómo inicias la gestación de una nueva pieza? ¿Cómo vives el proceso de parto? 


He aprendido a través de mi viaje a dejar que la creatividad fluya, tanto en la manera que me llegan ideas, así como en el desarrollo de la idea. 

Cuando quiero empezar a crear abro mi mente para dejar que cualquier idea o estimulo entre. Me veo muy rara cuando estoy creando ya que me parece que estoy ida, y si lo estoy porque para abrir mi mente me tengo que meter a mi mente. Pero esto se siente muy orgánico para mí, y ya que atrapo una idea la empiezo a trabajar, y si veo que no está fluyendo dejo que se transforme en otra cosa, aunque esta cosa sea totalmente diferente. 

Por eso es difícil escribir exactamente o de manera coherente como sucede el proceso realmente, siento que son como rayos de luz que se prenden en mi mente y cuando siento que uno se siente bien lo agarro y lo exploro. Todo es de feeling.  Pero siempre tengo que callar esa vocecita impertinente que dice ‘esto es basura, mejor tíralo y has otra cosa’, es importante saber cuándo ignorar a el miedo de la inseguridad. 


¿Quién es el monstruo rosa? ¿Qué representa? ¿De dónde sale? 

Este monstruo rosa representa mis inseguridades y ansiedades, justo a esta vocecita de la que hablé que muchas veces me domina y que dejo que me domine. Es una relación disfuncional, por eso la represente como un tipo de pareja destructiva. 

El diseño del monstruo se lo deje al diseñador Alejandro Juarez. Le dije el tipo de características que quería: tierno, extraño, creepy y monstruoso/alienígena… y esto es lo que creamos. Quería que fuera tierno ya que quería que la gente pensara que en alguien bueno y al final vemos que no lo es. Esto crea más miedo y demuestra la dinámica que tengo con mis ansiedades, me encariño con ellas ya que siento que sin ellas no sería yo. 

El rosa se convierte en una constante en tu trabajo... simbolizando lo grotesco o lo asqueroso. ¿Qué te genera este color? ¿Por qué rosa? 

Utilizo el rosa ya que es un color ‘inocente, girly y tierno’ y le cambio el significado, creo que esto rompe con expectativas y aumenta lo raro. También siento que mucha gente piensa que gente que se ve bien o normal no sufre de ansiedad. Por esto mismo, en muchas tomas la actriz principal tiene una expresión vacía. Cuando yo tengo ataques de ansiedad no estoy gritando o llorando, usualmente estoy callada sentada en mi cama. La destrucción pasa en mi cabeza, no afuera. 

Sobre tu estilo y estética ¿De dónde viene y a dónde va? 


Me gusta mucho contrastar cosas, utilizar yuxtaposiciones para crear sentimientos. Por esto me gusta mucho el dark comedy, me gusta combinar géneros y ver qué pasa. Todos en mi familia son científicos entonces tal vez por eso a mí también me gusta experimentar. 

También diría que mi estilo ‘hovers above reality’*. Me gusta que se sienta surreal pero que esté arraigado a la realidad, por eso me gusta que mi monstrito se vea mas DIY*, que no sea CGI*, que pueda ser un hombre vestido de monstruo. Te hace cuestionar y te mete a un mundo bizarro, a un mundo mágico. 

Desde que soy chiquita la gente siempre me ha dicho ‘estas bien loquita’, hasta mi familia de cariño me decían Lorenza, y es justo esta locura la que influye mi trabajo. Esto nunca va a cambiar, siempre voy a ser una Lorenza, pero lo más probable es que mi estética se vaya desarrollando conforme que esta locura se vaya transformando. 

___

 

*hovers above reality - que transita por encima de la realidad
*DIY - Do It Yourself: hágalo usted mismo
*CGI - Computer Generated Imagery: imagen generada por computadora

R E A L I Z A C I Ó N

Mónica G. Carter

F O T O G R A F Í A

Miaguel Zetina

A CT U A C I Ó N

Grecia Cuadra

Cut López

P R O D U C C I Ó N

Sergio Palma

M Ú S I C A   Y   S O N I D O

Mike Blanco

A R T E

Micaela Urrutia

Ilse castillo

"Este corto nació de mis ansiedades que me chingan constantemente, tome esto y lo hice más literal." 

- Mónica G. Carter

TEXTO Y ENTREVISTA: Alina Montero Muller

© 2018 Yauala es una publicación de Hero

  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Facebook Icono
  • Grey Vimeo Icon