YAUALA NO. 11

Nada

MAYO, 2019

Narciso y Pancho se embarazaron mas o menos al mismo tiempo… Pancho invitó a Narciso a hacer esta pieza en donde la idea principal era contener la respiración el mayor tiempo posible.

Todo es para nunca

Dar y recibir vida. Iniciar ciclos. Cerrar otros. Ser no-papá y después ser-papá…

Respirar es una de las cosas más naturales que hacemos los seres vivos en la tierra. Es nuestra raíz al presente. El ancla que nos mantiene vivos. 
 

En la inconsciencia, la respiración es solo algo que está ahí… En la conciencia puede ser un profundo recordatorio de la impermanencia, pero también de la hermosa fragilidad del momento presente que está ahí cuando lo experimentamos.

En esta indagación, Pancho y Narciso fueron niños: Columpios rotos, pelotas de ping pong abolladas, un montón tiritas de papel, una bufanda china y varios metros de cinta azul, fueron sus juguetes durante un par de horas.

Estas almas creativas y ocurrentes confluyeron y dejaron en esta pieza un sutil aliento de ese flujo divertido y espontáneo.

Sentada en un banquito presencié cómo los dos se permitieron ser desde la experiencia compartida de la espera… La espera de una nueva vida para cada uno de ellos.

Una y otra vez, Narciso contuvo la respiración. Pancho platicaba con él. Narciso asentía. Y regresaba a su acción comprometida. 

¿Qué había en el corazón de Pancho? ¿Qué en el corazón de Narciso? ¿Qué se decían? No tengo idea… La mirada de Narciso es un canal que habla por ambos. Ese corazón que no se escucha pero que  transmite el poderoso bombeo de oxígeno al resto de su ser.

 

Narciso inhala y el aire entra a sus pulmones... Comienza la hematosis. El oxigeno pasa a la sangre que circula por el cuerpo: los órganos, los tejidos y sus células se inundan de oxígeno. El dióxido de carbono realiza el camino inverso, desde las células a la sangre. ¡Pum! La reacción química sucede y se genera la gasolina celular. 

Pero Narciso no exhala… Contiene la respiración. Y durante unos momentos él y Pancho detienen el flujo natural de su cuerpo.

Nada es para siempre

 

Hoy ese aire se liberó y nació Lorenzo, el hijo de Pancho y de Clau. 

¡Bienvenido a la vida Lorenzo! Que tu respiración sea una campana de presente para tí y para todos los que ya te amamos <3
 

R E A L I Z A C I Ó N

Pancho Westendarp

A CT U A C I Ó N

Narciso

L O C A C I Ó N

El Quinto Piso

CDMX

Inhalo y sé que estoy inhalando.
Exhalo y sé que estoy exhalando.
Inhalando. Exhalando.

TEXTO: Alina Montero Muller

© 2018 Yauala es una publicación de Hero

  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Facebook Icono
  • Grey Vimeo Icon