YAUALA NO. 3

ABRIL 2018

L O C A C I Ó N

Ciudad de México

C R É D I T O S

Realizado por Tania Tripp y Paulo Augusto 'Los Niños'

M Ú S I C A

'Ether' de We are all Astronauts

Zig-Zag

Zig-Zag es un rayo que aparece y desaparece dando luz y luego obscuridad, es un borracho que se contonea de un lado a otro, es altas y es bajas… Para José Marcos, Apolinar y Reyes es el final de un proyecto longevo… Para Tania y Paul es el inicio de un nuevo ciclo creativo como directores, un ‘nacimiento audiovisual’.

 

La metanarrativa de esta pieza es una alegoría del fénix, algo muere y algo nace de esas cenizas. La eterna impermanencia que se renueva y deja ir para permitir que lo otro venga en diferentes planos, tiempos y formatos… 

 

Tania quería hacer una pieza sobre la añoranza, sobre la Ciudad que ya casi no existe y sumó a Paul en la aventura. En el proceso las cosas marcharon en una dirección diferente: ‘El encuentro con los señores fue una sorpresa y una lección. Íbamos con la idea de la nostalgia, de contar la tragedia del cierre. Cuando los escuchamos hablar, todo cambió…’

 

La historia narrada en imágenes íntimas al punto del macroscopio, es un retrato del aceptar suave, de abrazar un cambio de ciclo sin sufrimiento, con humor y con gratitud.

 

La Papelería es el lugar de las herramientas para crear, para aprender y para hacer a mano. Sitio del mundo análogo que se extingue y que irónicamente cada vez tiene más valor… Los objetos de Zig-Zag parecen piezas de museo. 

 

Mapas, plumas, monografías, tinteros, escuadras, lápices y borradores… Todos los artefactos forman una línea del tiempo aleatoria que va narrando la historia de un local y de tres hombres. Pero también esos objetos son la epopeya emblemática de una calle, de una ciudad y de un país que se cuenta a sí mismo a través de las texturas que captaron Paul y Tania…

 

Como dupla que se inicia, los realizadores igual que los objetos de  la papelería, exploran con su voz  nueva y se convierten en canales de un mensaje viejo que se está apagando suavemente y que ya nadie podrá escuchar: Los personajes ‘están ahí todo el día, venden un montón de cosas y tienen mucho que decir. Con este proyecto abrimos la posibilidad de amplificar su voz’.

 

Después de años de pláticas, de cervezas y de planes inconclusos los directores conjuraron para hacer una colaboración: ‘En este proyecto por fin estoy haciendo lo que quiero, es un primer ensayo para encontrar una voz. Estoy poniendo a prueba mis ideas… Creo que pasarme del lado del creador me da cierta responsabilidad de hacer algo para que la gente sienta… Ahora tengo un compromiso con el espectador’ afirma Paul.

 

El que sale de su zona de confort y se hace activo y no pasivo, el que trasciende el miedo de crear y compartir, se muestra en sus puntos más sensibles y dice y se dice con el arte. Tania cuenta: ‘A mí me cuesta mucho trabajo abrirme a las demás personas, mi trabajo es siempre el que habla por mí. Con esta pieza digo cosas… Le hablo a mi papá, que era un gran fotógrafo… Es una forma de comunicarme con él, de encontrar un punto de permanencia en la impermanencia, pues él ya no está aquí…’ 

 

En el serpenteo de la pieza cosas mueren y cosas nacen. Zig-Zag tiene en su esencia el eco de la ondulación narrativa que actúa en los 5 personajes de esta historia, dentro y fuera del entorno audiovisual. 

ÍBAMOS CON LA IDEA DE LA NOSTALGIA,DE CONTAR LA TRAGEDIA DEL CIERRE. CUANDO LOS ESCUCHAMOS HABLAR, TODO CAMBIÓ...

TEXTO: Alina Montero Muller

© 2018 Yauala es una publicación de Hero

  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Facebook Icono
  • Grey Vimeo Icon