Fe

Hoy es un buen día para explorar la Fe en nuestro país, la creencia de que puede suceder algo diferente a lo que estamos acostumbrados, la posibilidad de trascender la normalidad vigente para explorar otros terrenos… 

L O C A C I Ó N

Coahuila, México

C R É D I T O S

Realizado por Jorge Pellicer

M Ú S I C A

Loïc Zev

A NOSOTROS NOS DESPOJARON DE LA MAGIA, POR TODA LA PARTE RACIONAL Y CIENTÍFICA QUE NOS RIGE, LA FE ES UNA FORMA DE ENTENDER LO QUE NO PODEMOS...

JUNIO 30, 2018

YAUALA NO. 5

TEXTO: Alina Montero Muller

Esta pieza es la historia de “un descubrimiento intencionalmente fortuito”. La búsqueda de un encuentro mágico generado por un deseo de creer y otro de dar. 

 

Cuando Jorge conoció a Natalio en Saltillo, toda su familia estaba reunida en Iztapalapa… Era la última comida antes de que se vendiera la casa de sus abuelos… Era enorme y elegante, típica de los años sesenta. Llena de cosas, cuadros, botellas, olores antiguos y sobre todo del amor y trabajo de Don Óscar que estaba impregnado en todos los objetos… Comí ahí un par de veces…

 

Cuenta el director: “Estaba filmando una campaña política y no pude regresar al D.F. Entonces decidí que quería sacar material personal, para que tuviera más significado perderme ese momento, pero aún no sabía qué… Fui a hacer un scouting a la central de abasto de Saltillo y lo conocí… Me invitó a su rancho y lo primero que dijo cuando me subí a la camioneta es la frase inicial del video… Ahí estaba la historia que tenía que contar.”

 

Fe acaricia la magia que impregna el campo mexicano, esa creencia que abre una ventana al imaginario mitológico que aún vive en esos lugares en donde el espacio temporal permite la contemplación, el rezo mágico que algunos hemos olvidado… “A nosotros nos despojaron de la parte mágica por toda la parte racional y científica que nos rige.”

 

En esta pieza Jorge viaja por lugares en donde el poder de un padre nuestro resuena en lo profundo de la tierra como un leitmotiv de conexión. 

 

“Siento que soy un hombre de poca Fe en general: Fe en mi mismo, fe en las personas, fe en el mundo… Encontrar en alguien un sistema de creencias tan sólido me pareció muy interesante. Toda su cosmogonía está sustentada en la Fe, todo lo que cree lo vive irracionalmente y le es suficiente para vivir… Pensé que haciéndolo hablar a él, podría encontrar algún tipo de respuesta para mí.”

 

La pieza de Jorge retrata las texturas en las que transitan las creencias y los dones de Natalio: los cielos policromos y turbulentos, el túnel que oscila entre la luz y la obscuridad y esas flamas que con el ocaso del desierto intensifican el misterio de lo inexplicable.

 

Una definición dice que Fe es convencimiento íntimo o confianza que no se basa en la razón ni en la experiencia, en que algo es eficaz, verdadero o posible… Esa es la fe que indaga Jorge, la que no se entiende ni se ve, sólo se siente en la profundidad de la intuición que puede ser transmitida a través de una vara de nogal.

 

La historia está compuesta de cuatro pilares narrativos y visuales que sostienen el mundo del personaje: El Nopal, como lo que él ofrece al mundo terrenal. La Carretera, como el movimiento y el trayecto a recorrer. El Fuego, como la transformación y el renacimiento. Y la Tierra, el lugar del que brotan los misterios de la abundancia… Todos habitados por la voz de la Fe que tiene el rostro de un patriarca de campo.

 

Cuando le pregunté a Jorge sobre los tesoros, me dijo que para él no simbolizan nada, son un elemento más de la mitología de Natalio. A mí ese tema me movió cosas… Crecí escuchando que había un tesoro escondido en la casa provincial de mi abuelo, el heredero sería el Montero más joven. ¿Qué es ese tesoro? Una semilla de posibilidad sin germinar: doblones de oro enterrados que tal vez nunca broten de la tierra, el tesoro es una verdad sostenida de creencias…

 

“La fe es el báculo para brincar al mundo irracional. Hay un mundo racional y uno irracional y no es que tengas que escoger uno, ambos siempre están en juego. Creo que a través del arte podemos recuperar la parte inexplicable y entender lo que no podemos.”

 

El personaje y sus espacios son la cópula de la paradoja, que comulgan con lo otro, encarnando en lo concreto aquello que no vemos. 

 

Cuando Natalio le hizo el rezo a Jorge, él no sintió el hechizo… pero creyó en él y en la labor de contar su historia. El realizador vivió el acto de confiar, ese que se replica  silenciosamente en los confines del campo mexicano: “Indirectamente, gracias a Don Natalio tuve un proceso de sanación con mi abuelo al llorarle a la pantalla mientras editaba la pieza.” El curandero hizo su magia.

© 2018 Yauala es una publicación de Hero

  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Facebook Icono
  • Grey Vimeo Icon